Consecutiva I

Me gustaría contribuir a ayudar a aquellos y aquellas que ahora están empezando a estudiar para convertirse un día en intérpretes, y me gustaría hacerlo desde mi humilde posición de joven-recién-masterizada-que-no-encuentra-trabajo-de-lo-suyo pero que echa mucho de menos las cabinas (¡buenos días las cabinas!) y los blocs de notas. En este sentido, lo que yo pueda escribir es meramente mi punto de vista basado en la experiencia personal a lo largo de la formación académica como intérprete que he recibido.

La interpretación

Para tener una idea muy completa sobre la interpretación en todas sus manifestaciones recomiendo la lectura de esta sección del famoso blog Bootheando.

La interpretación consecutiva

Los primeros módulos de estudio en la interpretación consecutiva suelen estar dedicados a la toma de notas, una de las técnicas que más cuesta desarrollar, que se perfecciona con el día a día y quizás jamás se llega a la plena satisfacción en cuanto a creación de simbolitos, estructura de las ideas, anotación de los conectores…

Para empezar, una de las primeras herramientas de trabajo que se conocen en la interpretación es el bloc de notas.

El bloc de notas no tan sólo se usa en consecutiva, sino también en simultánea (más sobre este tema en un futuro próximo). En consecutiva, sin embargo, el bloc forma parte de lo visible, ya que el intérprete leerá de él cuando restituya el discurso en lengua meta.

En esta entrada, la autora de The Interpreter Diaries nos presenta muy bien los tipos de blocs de notas que se suelen usar en interpretación consecutiva: el más común es una libreta de hojas blancas, tamaño A4 o A5, orientada verticalmente y con una espiral arriba. Sólo me gustaría complementar su información con la variante de bloc que yo uso y que descubrí en las clases de interpretación de la Universidad de Heidelberg. Es un bloc muy económico y adaptable: se trata de coger un montón de hojas en blanco (o usadas ya por un lado), darles el tamaño que más nos guste – en mi caso DIN-A5 –, colocarlas en posición vertical, agujerearlas por arriba y luego fijarlas con dos aros como estos –¡en Heidelberg se podían comprar en una pequeñísima tienda de un zapatero pidiéndole directamente Dolmetscherringe [ES aros de intérprete]! Es útil complementar este bloc de notas artesano con tapas duras, ya sean láminas de plástico o de cartón, para que adquiera rigidez y se pueda usar de pie o apoyado en el regazo.

En la misma entrada del blog The Interpreter Diaries, la autora nos habla de los utensilios para escribir. Normalmente se suele usar un bolígrafo de tipo Bic, que pesan poco y no fallan, pero a veces tenemos suerte y alguien nos regala un bolígrafo chulo y personalizado para que nos traiga buena suerte (!). Sin embargo, hay quien prefiere tomar las notas a lápiz e incluso he tenido compañeros que anotaban con Edding – sí, igual que la intérprete del famoso vídeo en el que nos presenta su excelente técnica de toma de notas. A proposito, quiero decir que le debo mucho a este vídeo, ya que en él me basé para hacer evolucionar mi propia técnica.

Es importante tener en cuenta que si se está acostumbrado a un tipo de bolígrafo, cambiarlo por otro puede dificultar la toma de notas. Lo menciono porque a mi me pasó (y el bolígrafo de la suerte realmente surtió efecto) y los cuatro días antes de los exámenes finales estuve practicando sólo la toma de notas con el nuevo bolígrafo para acostumbrarme al peso y al tacto.

[Próxima entrada: la distribución de las notas en el bloc]

ACHTUNG! Fijaos en la toma de notas de vuestros compañeros y aprended de ellos, robadles ideas y perfeccionadlas, que al fin y al cabo nadie las notas no están patentadas. =)

Anuncis
Consecutiva I